21 de septiembre de 2012

Guía para encontrar a su doble

Urbana Luna

Converso con el hombre que siempre va conmigo, escribía Machado en un poema titulado Retrato. Y poco después la pintora Maruja Mallo nos vino a decir lo mismo con su cuadro Dos mujeres en la playa.  Son sólo un par de ejemplos cercanos, porque  el tema del doble ha hecho correr ríos de tinta, mares de pintura, cataratas de  celuloide y lo que te rondaré.

Una de dos: O los artistas se equivocan o el doble fantasmagórico existe y nos acompaña a cada uno de nosotros mientras vivimos.

Doppelgänger, gemelo perverso, sombra, socías. Distintas maneras de nombrar lo mismo. Algunos lo niegan, otros lo buscan, a veces se manifiesta pero no siempre se encuentra.








¿QUIERE USTED ENCONTRAR A SU DOBLE?
Necesitará:

    * Un espejo de mano (ovalado si es posible)
   * Afán de conocimiento
   * Resistencia a la frustración



Si usted posee estas cualidades y dispone además de unos minutos, adelante, siga estas



INSTRUCCIONES:



1ª- Coloque el espejo frente a su cara, con gesto firme.


2ª- Permanezca en esta posición durante al menos un minuto. Cuidado con evadirse. No piense. Mire-se. Contemple-se. Observe-se.


Pasado este lapso, puede ocurrir que:


       a)- Ningún rostro se asome al otro lado del espejo. En ese caso, lo siento. Usted no tiene entidad propia. Y si carece de entidad ¿Cómo pretende tener un doble?. Mi consejo es que no siga adelante.


       b)- Se encuentre cara a cara con una imagen que reconoce como propia. Buen comienzo. Mantenga la mirada durante al menos 3 minutos más. Esto no es fácil, el enfrentamiento con uno mismo es un drama existencial. Para aligerar la tensión ensaye un par de muecas, saque-se la lengua o pellizque-se una mejilla mientras bizquea.


3ª- Antes de seguir hay que determinar si usted es un individuo del tipo A o del tipo B. El análisis de su tipología nos dará las pautas para continuar.



Individuos del tipo A: Se sienten ridículos al descubrirse los granos, las arrugas y otros estragos de la edad. Tienden a desviar la mirada de sí mismos, se escudriñan de reojo, lo que también denota envidia. Esta clase de sujeto no es valiente.

¿Es usted un individuo del tipo A? En ese caso, abandone el juego ¿qué gana pasando un mal rato? Lo de la envidia, tráteselo.



Individuos del tipo B.- Les atraen los abismos, adoran en riesgo, les gusta conocer gente nueva. Esta clase de sujeto es inteligente, por eso enseguida se percata de que el experimento no tiene base científica. Sólo es una sugerencia. Como son espíritus prácticos sienten que han perdido el tiempo, se enfurecen, blasfeman y llorarían si supieran cómo hacerlo.


Si usted pertenece a este grupo, le felicito, es una persona valiente, decidida, sociable. Como reto, se le propone optimizar su resistencia a la frustración. Llorar puede aliviarle.


¿Qué no sabe llorar? Pues aquí tiene las Instrucciones para llorar, texto de Cortázaque se explica por sí mismo. Y se lee en tres minutos.





3 comentarios:

  1. No confundir este tipo de doble con "doble por la linea de puntos" o correrá el riesgo de dejarse la cara como hoja usada por un papirofléxico desequilibrado.

    ResponderEliminar
  2. Me apetece comentar, aunque seguro que ya la conocen, la que para mí es la mejor película sobre este asunto del Doppelgänger: "La doble vida de Verónica". Muy inspirador este post, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa película cae de lleno en el tema del doble; a mi también me parece buenísima, muy poética. Además de los elementos de unión entre ambas Verónicas, como son los objetos que van apareciendo, es mu significativo que estén enlazadas por la música y la enfermedad. Me llamó la atención la iluminación verde que está presente en toda la peli y que contribuye a crear esa atmósfera misteriosa, amenazante, a veces siniestra.

      Eliminar