16 de noviembre de 2012

Una de breves. El jefe






El jefe


 Urbana Luna

El jefe de departamento es un jefe normal. Odia a los empleados porque son unos vagos, detesta llevar corbata porque le produce angustia vital y aborrece el edificio de oficinas porque apesta a desinfectante. Pero como lleva años viviendo en un malestar permanente, en lugar de pensar que es infeliz, se dice que es un ejecutivo muy ocupado. Al terminar su jornada, nunca va de copas con los otros jefes, prefiere regresar a  casa, donde le espera un buen libro. Una vez allí, se dirige al dormitorio, se quita la chaqueta y la camisa de cuello duro. Arroja al suelo los zapatos, los calcetines, el reloj. Por último se desprende con cuidado de la piel. Alisa las arrugas y la cuelga en una percha hasta el día siguiente. Y una vez recuperada su condición de cucaracha, corretea alegremente por el pasillo, se acomoda junto al cubo de la basura, y relee a Kafka.

blog regreso a Babilonia






                 

2 comentarios:

  1. Gracias por darme una bofetada, creo que me estaba durmiendo entre tantas nimiedades cotidianas. Y yo con un libro de Scott Fitzgerald en la estantería muriéndose del asco :)

    ResponderEliminar
  2. Pues nunca es tarde para conocer a Fitzgerald.

    ResponderEliminar