31 de diciembre de 2014

Oda al primer día del año

Un poema de Pablo Neruda


Blog Regreso a Babilonia


Lo distinguimos
como 
si fuera
un caballito
diferente de todos
los caballos. 
Adornamos
su frente
con una cinta,
le ponemos
al cuello cascabeles colorados,
y a medianoche
vamos a recibirlo
como si fuera
explorador que baja de una estrella.

Como el pan se parece
al pan de ayer,
como un anillo a todos los anillos:
los días
parpadean
claros, tintineante, fugitivos,
y se recuestan en la noche oscura.

Veo el último
día 
de este 
año
en un ferrocarril, hacia las lluvias
del distante archipiélago morado,
y el hombre
de la máquina,
complicada como un reloj del cielo,
agachando los ojos
a la infinita
pauta de los rieles, 
a las brillantes manivelas,
a los veloces vínculos del fuego.

Oh conductor de trenes
desbocados
hacia estaciones
negras de la noche.
Este final
del año
sin mujer y sin hijos,
no es igual al de ayer, al de mañana?
Desde las vías
y las maestranzas
el primer día, la primera aurora
de un año que comienza
tiene el mismo oxidado
color de tren de hierro:
y saludan
los seres del camino, 
las vacas, las aldeas,
en el vapor del alba, 
sin saber
que se trata 
de la puerta del año,
de un día
sacudido
por campanas,
adornado con plumas y claveles,

La tierra
no lo
sabe:
recibirá 
este día
dorado, gris, celeste,
lo extenderá en colinas,
lo mojará con
flechas
de
transparente
lluvia,
y luego
lo enrollará
en su tubo,
lo guardará en la sombra.

Así es, pero
pequeña
puerta de la esperanza,
nuevo día del año,
aunque seas igual
como los panes
a todo pan, 
te vamos a vivir de otra manera,
te vamos a comer, a florecer,
a esperar.
Te pondremos
como una torta
en nuestra vida,
te encenderemos
como candelabro,
te beberemos
como 
si fueras un topacio.

Día 
del año
nuevo,
día eléctrico, fresco,
todas
las hojas salen verdes
del 
tronco de tu tiempo.

Corónanos
con 
agua,
con jazmines
abiertos,
con todos los aromas
desplegados,
sí,
aunque
sólo
seas
un día,
un pobre
día humano,
tu aureola
palpita
sobre tantos 
cansados
corazones,
y eres,
oh día
nuevo,
oh nube venidera,
pan nunca visto,
torre
permanente!







*   *   *   *   *   *   *   *  *  *   *

21 de diciembre de 2014

Laberinto vegetal

Por Urbana Luna 

         Avanzo por un laberinto vegetal. No soy la única, se oyen otros pasos, pero la elevada altura de los parterres me impide toda visión. Detrás de cada esquina siempre veo la misma fuentecilla coronada por el mismo angelote. Es evidente que camino en círculos concéntricos, estoy desorientada. Intento hacerme un plano mental del recinto, pero el canto de los insectos nocturnos y el miedo me lo impide. 





         El miedo viene provocado por la simetría de los arcos, las  hileras interminables de boj, el diseño esférico, que se repite obsesivamente en todos los arbustos.

         Inspiro el aroma de los setos, recuerda a la pimienta recién molida. Confío en que la gran avenida en la que me encuentro conducirá a la salida, por lo que echo a correr en dirección al punto de fuga sin hacer caso de las voces que me llaman.

         Al fin puedo llegar hasta los pies de mi cama. Allí dejo caer sobre la alfombra el vestido, las enaguas y el polisón. Sacudo las hojas que quedaron prendidas en mi pelo y me encojo entre las sábanas, todavía temblando. Pronto sonará el despertador. 
      


*    *    *    *    *    *    *    *

10 de diciembre de 2014

Futuro imperfecto

Por Urbana Luna


          Si creyera en adivinos llamaría a uno de esos programas que emiten de madrugada. Diría: Hola, soy Libra. Quiero saber si Géminis volverá conmigo. Respuesta: Querida, veo un Caballo de Copas pero está muy alejado de la Sota de Bastos. No lleves la contraria al Destino. Contempla nuevos horizontes.
        
         Como no creo en adivinos entretengo mis insomnios con tu recuerdo. Proyecto tu imagen hacia detrás y hacia delante como en una película de la cual soy directora, guionista, montadora y script. Así hago que repitas todas aquellas acciones del pasado que yo elijo, y otras nuevas que improviso. Pongo en tus labios las palabras más dulces; en tus ojos, el deseo más urgente. Entre cabezada y cabezada reinvento los sueños que antes compartimos.


Futuro imperfecto



         Por la mañana me levanto ojerosa, solo el café bien cargado puede mitigar los efectos adversos de esas noches. Intento beberlo a sorbos cortos, como si fuera medicina, pero enseguida me impaciento y acabo apurándolo de un solo trago

         Miro con aprensión la tacita, buscando significados en las huellas que la bebida dejó sobre la porcelana. Hoy las señales son iguales a las de ayer, los mismos restos de espuma oscura ordenados en capas superpuestas formando nubes. Mal augurio, las nubes oscuras sugieren tormenta, ocaso, ruptura definitiva. El café es un oráculo aún más cruel que los videntes de la tele. Mañana probaré con la cerveza.  

*   *   *   *   *   *   *   *   *   *   *   *


  

1 de diciembre de 2014

Improvisación

Por Urbana Luna




La ciudad es un teatro



       
         Una pareja discute en la calle. Ella gesticula con grandes muecas, grita mil reproches de los cuales el más grave es que él llego tarde a la cita.  Cuando acaba de caerle el chaparrón, el hombre se encoge de hombros y esboza una sonrisa que nos recuerda al payaso tonto del circo. Durante unos segundos  no ocurre nada, lo que aumenta el suspense,  hasta que ambos se dan la espalda, alejándose en direcciones opuestas, como antiguos duelistas sin revolver. De inmediato el viento sopla más fuerte y arremolina las hojas pisoteadas sobre el asfalto. El semáforo se estropea, causando un atasco descomunal y comienza a caer una lluvia tímida que sirve para acentuar los colores tan discretos del otoño. La ciudad es un teatro.



*   *   *   *    *    *    *    *    *     



23 de noviembre de 2014

Nunca pasa nada

Por Urbana Luna


               El bar es el de siempre. La tele permanece encendida y sin sonido, una delicadeza del camarero hacia su clientela, compuesta por distinguidos solitarios. El conserje bebe su carajillo mientras rellena un boleto de apuestas. Una señora mayor que ha pedido té con pastas mira fijamente la superficie humeante mientras adora a Narciso.


Blog regreso a Babilonia



         Yo me entretengo con la caja tonta, evito así prestar atención a los cien pensamientos que vuelan por encima de mi sombrero. Ahora hay anuncios que muestran trozos de felicidad empaqueta. Luego viene el Telediario, donde un hombre con traje y corbata dedica a cámara una sonrisa tan descafeinada como mi café.


         Café sin cafeína, espacio sin tiempo, bar sin ruido. No es raro, es física cuántica. Cucharillas contra porcelana, concierto experimental para oídos exquisitos. 


* * * * * * * * * * * * *

27 de octubre de 2014

Maneras de medir el amor

Relato de Urbana Luna 

        Preguntas si te quiero. Respondo que sí. Acentúo la í,  la pronuncio con énfasis, alargando el sonido como esos locutores deportivos expertos en cantar goles. Vacío mis pulmones de aire, de vida. Me ahogo. Pero no contento con eso, te empeñas en que cuantifique la intensidad de mi amor. Y como ese día te toca mandar, me pones a prueba. Deseas que te obsequie con un regalo ideal que colme tus expectativas. No existen los regalos ideales, ni los amores, pero  te sigo la corriente como si fueras un río. Si te llevo la contraria puedo naufragar.


 Blog Regreso a Babilonia


         Regalarte algo es tocar tu cuerpo con el mío. Un reloj, un mechero, una gorra de visera. Nada me gusta para ti, se me ha olvidado cómo acariciarte. Dudo. Me encamino hacia la puerta de salida pero un amable dependiente viene en mi ayuda. Me acompaña hasta el expositor y elige una pajarita negra que nunca te pondrías. Es un objeto inesperado, quizá tenga sentido incluirlo en nuestra relación. El empleado me asegura que las pajaritas son tendencia esta temporada. Es una pena que  no uses chaqué.

         La cantidad de amor que guardo para ti debe ser mucha, porque me arriesgo a hacer el ridículo. Al llegar a casa te  invito con aparente aplomo a que  cierres los ojos. Preguntas si se trata de un juego erótico y respondo que sí.  Rodeo tu cuello con mis manos, te encadeno con el trozo de tela y me convierto en tu ama. Ama de amante y ama de dueña. Anudo los extremos en un lazo, tal y como me han enseñado en la tienda. Y entonces lo comprendo: Mi amor es una línea cerrada y curva cuyos puntos  equidistan de un centro llamado .

        Intento explicarte esta fórmula matemática por la que podrás conocer la longitud exacta de mi amor, pero desisto. Tú te admiras extasiado frente al espejo del baño. Ríes divertido. Espejito, quién es el más bello del reino. Aseguras que una pajarita es precisamente lo que estabas necesitando. Como buen cautivo, vives engañado. Crees que te doy un regalo, pero es una cadena.



****************************************************








12 de octubre de 2014

De cómo creí que el mundo estaba hecho a mi medida


Microrrelato de La Gata Psicópata



Blog Regreso a Babilonia



Ya casi no me acuerdo, pero hubo un tiempo en el que pensaba que el mundo estaba hecho a mi medida: talla S, todo pequeño. 

Empecé a probarme cosas, nada me quedaba bien. Todo grande pensaréis, pues no… no exactamente. Esas cosas parecían cambiantes y yo lo inmutable.

Uy!!! Esto me va a quedar grande, y al acercarme... era pequeño. 
Mmmm aquello me quedará pequeño, me acercaba y efectivamente, era pequeño.

En fín, un sinvivir. Debe ser por eso que me gusta tanto andar desnuda y descalza, mi piel es de mi talla.


* * * * * * * * * * * * *  ** * * * * * * * * * * * * * 


29 de septiembre de 2014

Sombras, material de deshecho

Por Urbana Luna

         Hay sombras que vagan desorientadas por las playas vacías. Son deseos que nunca llegaron a cumplirse. Sueños olvidados. Mis deseos, los tuyos, los sueños de toda la gente que no conocemos. Esas sombras están hechas de fracaso y de olvido por eso carecen de iniciativa, se mueven a impulsos de viento en cualquier dirección, como papeles, como granos de arena. Se diría que evitan la presencia humana. Se diría que albergan resentimiento, que se parecen a nosotros.



Regreso a Babilonia, el blog de Urbana Luna




         Su existencia, vacía de acontecimientos, se anima al atardecer, cuando el sol alarga sus figuras hasta convertirlas en gigantes. Disfrutan así  de unos momentos de gloria, se creen poderosas, se admiran en el espejo de la arena. Pero enseguida aflora la melancolía y recuerdan que aquel que las soñó ya las ha olvidado. 

       Se tiñen primero de reflejos azules, ahora pertenecen al mar, luego se vuelven transparentes,  perdiendo así todo el misterio que les otorgaba la opacidad. Se dan cuenta de que pronto dejarán de ser sombra y  se retuercen como llamaradas de fuego oscuro,  obstinadas,  hasta que sube la marea.

11 de agosto de 2014

Superman de vacaciones

Relato de Urbana Luna



         Superman planea sobre los cielos de Madrid en una noche de verano. Tras unos vuelos de reconocimiento divisa un grupo de gente guapa que se abanica  en la azotea del Círculo de Bellas Artes. Todo parece estar en orden. El orden le provoca cierta melancolía.


Blog regreso a Babilonia

         

             Con un movimiento preciso aterriza junto a la estatua de Minerva y comienza a pasear entre los invitados como uno más. Su particular atuendo parece no sorprender a nadie. Una muchacha que le vio caer del cielo le pide cigarrillos y un hombre al que no conoce de nada le pregunta si se sabe el papel. Superman no entiende nada. Hace mucho calor en Metrópolis, necesita unas vacaciones en la playa.

               De repente, un rayo luminoso le alcanza de lleno. La S de Superman se ilumina con reflejos verdes y el héroe se lleva la mano al corazón.   

         - ¡Oh,  my God! ¡La kriptonita va a matarme! – exclama antes de caer al suelo. Allí permanece inconsciente mientras la gente hace corro a su alrededor. Le miran con cara de extrema simpatía, aplauden y gritan su nombre: ¡Bravo, Superman!, ¡Magnífica actuación! La megafonía anuncia el comienzo del espectáculo de luz y sonido, y los demás dejan automáticamente de prestarle atención. Hay rayos de colores que surcan el cielo, la música sube de volumen. Todos beben gin tonic en copas de balón.

         Superman, que para entonces ya se ha dado cuenta de que esa luz verde no era la temida kriptonita sino un inofensivo rayo láser, se retira cojeando hacia una esquina y pide agua con hielo. En su caída, se ha dañado el músculo abductor de la pierna derecha; deberá esperar un rato antes de reemprender vuelo.

         Cada día le satisface menos trabajar en grandes urbes. Se siente vacío, nota que su vida no tiene sentido. Quizá en la costa encuentre alguna chica a punto de ser comida por un tiburón. Maremotos, tifones, naufragios, el mar es fuente inagotable de peligros.


 * * * * * * 

30 de julio de 2014

Sei Shonagon. El libro de la almohada


Es la hora del mediodía y nos pesa el verano….


Blog Regreso a Babilonia



        " Es la hora del mediodía y nos pesa el verano. Hace tanto calor que uno no sabe qué hacer. Nos abanicamos pero el aire fresco no llega. Cuando estamos a punto de hundir las manos en un bol de agua helada llega una carta. Está escrita en una hoja de fino y brillante papel rojo y atada a una rosa china en flor. Sin darse cuenta, uno suelta el abanico que de todos modos no servía para nada, y agradece el trabajo que se ha tomado nuestro amigo en este día de bochorno. "


Selección y traducción de Jorge Luis Borges y María Kodama,
Alianza editorial

*    *    *  

20 de julio de 2014

Mi doble frente al espejo

Por Urbana Luna



         A veces la dejo salir, no es justo que permanezca encerrada todo el tiempo mientras yo disfruto de mi corporeidad y del reconocimiento de todos. Además, si no permito que le de un poco el aire,  me produce unos dolores de cabeza espantosos.



Blog Regreso a Babilonia



             Cuando bajo la guardia, ella aprovecha para hacerse visible. Entonces no se aparta de mi lado. Repite mis gestos más insignificantes, la gente debe pensar que somos gemelas. Yo detesto que juegue a imitarme pero hago como que no me doy cuenta con la esperanza de que se aburra y se marche cuanto antes.

         Los dobles son como el genio de la lámpara. Al principio parecen sumisos, pero enseguida nos damos cuenta de están fuera de nuestro control. Son peligrosos porque nos envidian. Ellos quisieran decidirlo todo, planear las vacaciones, elegirnos las amistades, los amores. Vienen a ser testigos a los que les hemos quitado la palabra, por eso están llenos de deseo y ese deseo acumulado es la fuerza que les impulsa.

         El otro día ella vino conmigo a una exposición de arte. Caminaba junto a mí a lo largo de un pasillo oscuro; iba tranquila, como un perrito fiel que sigue a su amo, hasta que llegamos frente a una obra titulada  El pozo de Narciso. Se trataba de un gran espejo redondo colocado en el suelo. Yo me incliné sobre la superficie reflectante y ella hizo lo mismo. Al verme duplicada me asusté, retirándome de inmediato. Ella, en lugar de imitarme como venía haciendo durante toda la visita, cogió impulso y se lanzó sobre el espejo como el que se tira a una piscina. No era en realidad un espejo, sino una pieza de metal bruñido, y supongo que su zambullida no causó daños irreparables.
        
         Salí del edificio y me quedé un buen rato junto a la puerta de acceso tratando de serenarme. En el móvil, el símbolo de una llamada perdida me avisó de que alguien había intentado contactar conmigo. Marqué el teléfono registrado y escuché la voz de un contestador: -Hola, ahora no puedo atenderte. Deja tu mensaje y te contestaré. Era mi buzón de voz. Inexplicable. Me estaba llamando a mí misma,  o la estaba llamando a ella o quizá era ella quien me había llamado a mí.


         Hay días en los que nos vaciamos por completo, prueba inequívoca de que alguno de nuestros dobles ha logrado tomar el mando. En esos casos debemos dejar que se hagan cargo de nuestra vida. No hay peligro de que nos roben la identidad, ya que no saben ejercer el noble arte del disimulo y la sociedad pronto los rechaza. Al final son ellos mismos los que regresan corriendo para esconderse de nuevo, al menos por un tiempo, pues emocionalmente son tan frágiles como nuestros yoes oficiales. 

10 de julio de 2014

Frida Kahlo. Con A de abismo

Una página de su diario íntimo


"¿Quién diría  que las manchas viven y ayudan a vivir? Tinta, sangre, olor. (...) ¿Que haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?"- 
 (F. Kahlo)



 Frida Kahlo
Fuente: Web del museo de Frida Kahlo


   A a A a A a A a A


Adalgisa - augurio - aliento
aroma - amor - antena - ave -
abismo - altura - amiga - azul
arena - alambre - antigua
astro - axila - abierta - amarillo
alegría - Almizcle - Alucema
Armonía - América - Amada
agua - Ahora - Aire - Ancla
Artista - acacia - asombro - asi
aviso - ágata - ayer - áurea
alba - apóstol - árbol- atar
 ara - alta - acierto - abeja
arca - airosa - arma - allá
                                                                      amargura








:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





30 de junio de 2014

En la ciudad soñada

Por Urbana Luna


Cerca de la orilla deambulan los personajes de Tiempo de silencio. Son fantasmas venidos a menos, pero todavía violentos. No conviene asustarles ni demostrar miedo. Uno debe aparentar que está allí por derecho y que nada le importa.



Blog Regreso a Babilonia



Nos sentamos en el salón de los pinos,  sobre el suelo terroso, recostados en el delgado tronco, a la espera de que llegue la hora del lamento

Cuando la noche se cierra comienza el triste el mugir de las reses que fueron sacrificadas en otro tiempo. Uno piensa en la tristeza animal y en tristeza humana. Se mezclan los silencios, los sonidos de allí y de aquí, de ellos y de nosotros. 

La confusión nos alcanza. Desearíamos ser árbol, piedra u objeto inerte, y ocultos tras la máscara de la serenidad, hacemos esfuerzos por entender las conversaciones que se mantienen cerca de nosotros. Conocemos las palabras pero no alcanzamos a entender el significado de las frases, porque es un discurso pronunciado por sombras y nosotros somos cuerpo, simples testigos que no pueden influir en la trama soñada.  

En la otra orilla se extiende un  laberinto iluminado. Si uno lo mira fijamente, se despierta. Entonces la imagen de la ciudad se hace borrosa y escapa entre las pestañas, y con ella, los personajes de Martín Santos, los animales del matadero y nuestro propio miedo. Y solo nos queda una lágrima.


21 de junio de 2014

Teoría sobre el vacío

Por Urbana Luna



    Creemos pisar tierra firme: cemento y hormigón sobre estructuras metálicas, pero es solo un espejismo. Bajo las calles, los edificios y los túneles del metro, se esconde una inmensidad de naturaleza desconocida a la que todavía no se ha dado nombre.


Blog Regreso a Babilonia

      
         Se trata de un magma viscoso, dispuesto en capas concéntricas de color grisáceo que va oscureciéndose conforme nos acercamos a lo más hondo. En el centro del laberinto está la ausencia de color, el movimiento cero,  el vacío.

         Pero el vacío tiende a cargarse de tiempo y de espacio, vive por tanto en un equilibrio precario. Para mantener su No-energía y su No-materia, cada cierto tiempo debe deshacerse de una porción de sí mismo. Su esencia es una fuerza que atraviesa ese mar alquitranoso sobre el que navegamos y acaba saliendo a la superficie por cualquier resquicio.

         Esto nos llevaría a plantear dos hipótesis: una, que el vacío perfecto no existe, y dos: que el  vacío produce efectos indeseables sobre la población. Pensemos en esas súbitas bajadas de la tensión arterial que nos predisponen al desmayo, ese cansancio injustificado que siempre achacamos al tiempo, en las faltas de apetito, en los cólicos,  en la tos irritativa.

         De momento no hay estudios concluyentes. Solo un consejo: eviten pasar cerca de alcantarillas, desagües y sumideros.

10 de junio de 2014

La aurora. Un poema de Federico García Lorca


La aurora


Blog Regreso a Babilonia


La aurora de Nueva York tiene
cuatro  columnas de cieno
y un huracán de negras palomas
que chapotean en las aguas podridas.

La aurora de Nueva York gime
por las inmensas escaleras
buscando entre las aristas
nardos de angustia dibujada.

La aurora llega y nadie la recibe en su boca
porque allí no hay mañana ni esperanza posible.
A veces las monedas en enjambres furiosos
taladran y devoran abandonados niños.

Los primeros que salen comprenden con sus huesos
que no habrá paraísos ni amores deshojados;
saben que van al cieno de números y leyes,
a los juegos sin arte, a sudores sin fruto.

La luz es sepultada por cadenas y ruidos
en impúdico reto de ciencia sin raíces.
Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes
como recién salidas de un naufragio de sangre.
 

(Federico García Lorca. Poeta en Nueva York – III  Calles y sueños /La aurora- escrito entre 1929 y 1930)

Para leer poemario completo
 pinchar en la imagen: 



*** *** *** *** *** *** *** 


30 de mayo de 2014

Cercanías

Por Urbana Luna


La ciudad nos recibe bajo un cielo protector hecho de luz y dióxido de carbono. Abajo, la sombra huye hacia los portales, se pega al asfalto. Tiene los minutos contados. 


blog Regreso a Babilonia


El viajero mira distraído y piensa alternativamente en las rutinas de su vida laboral  y en un sueño reciente cuyas imágenes se le escapan por momentos.

  -Tren con destino Sol-  informa la megafonía.

 Madrid es un buque fantasma envuelto en llamas, un sueño repleto de sombras,  irreal como una acuarela de Turner.



20 de mayo de 2014

Besar es como comer helado

Por La Gata Psicópata 


      La cabeza de La Gata Psicópata es como una una coctelera. A ella le gusta mezclar el futuro con el pasado, los besos con los helados y la noche con el día. Aquí están sus últimas comparaciones listas para degustar:



Blog Regreso a Babilonia


Besar es como comer helado pero caliente.

Morir poco a poco es como vivir despacio.

Llorar bajo la lluvia es como pasar desapercibido.

Intuir es como saber pero sin haber estudiado.
jo
Los monstruos  son como nosotros pero sin disimulos.

La noche es como el día pero con la luz encendida.

El sexo es como el séptimo pero un poquito más abajo.

El futuro es como el pasado pero unos días después.

La lluvia tras los cristales es como una ducha para la mente pero triste.

Reír es como respirar pero llenando mucho los pulmones.

Mentir es como contar un cuento pero con mala fe.

Errar es meter la pata hasta el corvejón pero con estilo.

Evaporarse es como desangrarse pero si eres sopa.

Escuchar es como oír pero entendiendo aunque no hablen.

*   *   *

         La Gata Psicópata se deja caer a veces por este blog. No sé cuándo volverá porque es inconstante, caprichosa y  locuela.  Solo en twitter podemos seguir su pista:




*******************************************************************

10 de mayo de 2014

Perdidos en una jam session

Relato de Urbana Luna

     Creí que no ibas a venir, dices que te aburre el jazz y por la cara que pones deduzco que tampoco te gustan los bares cutres donde los músicos tocan entre dos esquinas que hacen de escenario.


Blog Regreso a Babilonia


     Desde el rincón más alejado te hago señas, pero no me ves. Imagino que para oír música y tomar una copa prefieres el salón de tu casa, magníficamente equipado con un sofá frente al televisor.

      Debes ser el novio modelo, el que te regala flores por San Valentín, el que te da razón en todo, el que piensa en sus cosas de hombre mientras tu hablas de tus cositas de mujer.

    Alguien me pasa un cigarrillo que fumo pausadamente mientras adivino quién eres, qué harás para localizarme. Podrías recorrer la sala de mesa en mesa, alumbrándote con la luz de un mechero, buscando mi cara entre todas las caras. Pero claro, esto es peligroso. Corres el riesgo de tropezar con las patas de alguna mesa, quizá pises a alguien, o derrames las copas a medio beber.
 
       Tu eres un chico formal, lo más lógico es que tras mirar con desdén a tu alrededor, des media vuelta y salgas de aquí rumbo al conocido confort de tu coche. Allí te sentirás ridículo durante dos segundos y luego me mandarás un mensaje de esos que no esperan contestación.
  
     De acuerdo, no es una buena sala de conciertos. Hay columnas que dificultan la visión, rincones en los que se pierde el sonido, pero los músicos tocarán hasta el amanecer. Me pasan otro cigarrillo. Smoke gets in my eyes.


30 de abril de 2014

Les digo que serán felices

Relato de Urbana Luna


         -Me llamo Estela y soy tu mejor sueño-  les digo al entrar. La visita de una mujer guapa a media noche les recuerda que han sido jóvenes. Los enfermos me miran como si fuera un artículo de lujo, embelesados ante mi rostro altivo y mi piel fresca de adolescente.
  1.  
    Blog Regreso a Babilonia

        

           Puedo ser rubia o morena, eso depende de ellos, pero mi voz es siempre grave, voz de oráculo que nunca se equivoca.

         - Silencio, he venido sólo para ti- les digo, y a continuación les explico quién soy y lo que espero de ellos. No deberían sorprenderse porque antes me han llamado o me han temido, pero mi presencia suele provocar reacciones extremas: los que son religiosos blasfeman. Los ateos maldicen su condición humana. Yo procuro mantener el control mirando  a sus ojos intensamente, pero sólo los débiles ceden la voluntad al primer intento. Casi siempre he de recurrir a los fármacos. Llevo tantos años recorriendo hospitales que he aprendido a inyectar calmantes por vía intravenosa con la destreza de una enfermera.

         Algunos cuerpos jóvenes reaccionan a la medicación mostrando una súbita mejoría, y conscientes de su destino, piden tener sexo por última vez. Yo les concedo el deseo, les doy todo el placer que pueden soportar y si luego reclaman un poco de ternura, les acerco mi pecho que sabe a miel y a infancia.


         Mis labios, que no están hechos para el beso,  pueden besar, y mi boca, que no acostumbra a dar buenas noticias, sabe halagar con promesas de amor.  Aunque no quiero a nadie, poseo la paciencia de una madre. Sé cantar una nana, dar unos azotes, inventar historias que acaban bien. Les digo, por ejemplo,  que están a punto de caer  en un profundo sueño y al despertar serán felices y comerán perdices. Ellos, exhaustos, miran mis pupilas que son dos piezas de obsidiana tan negras como mundos desconocidos. Hipnotizados al fin, creen todas mis mentiras. Ya no recuerdan quién soy. 



20 de abril de 2014

Un poema de Emily Dickinson


Hacer una pradera es cosa fácil. Basta con seguir las instrucciones de Emily Dickinson: 



Blog Regreso a Babilonia




Hacer una pradera
requiere un trébol y una abeja.
Un trébol y una abeja
y el ensueño.
Si las abejas escasean, 
basta el ensueño.


*     *    *   


To make a prairie it takes a clover and one bee,
One clover, and a bee,
And revery.
The revery alone will do
If bees are few
         1755




     
Emily Elizabeth Dickinson  (1830 -1886) nació y murió  en Massachussets, Estados Unidos. Extraña mujer, según nos pintan sus biógrafos, que dedicó su vida a viajar incansablemente alrededor de sí misma, a escribir versos y cartas, a observar la naturaleza desde el jardín de su casa familiar.  Tras su muerte se encontraron, cuidadosamente ordenados, los manuscritos que contenían más de 1700 poemas. 

Sus Poesías completas están publicadas por Editorial Visor en versión bilingüe






Mas sobre Emily Dickinson