28 de febrero de 2014

Palabras como conchas vacías

Por Urbana Luna


Me dices  “te amo” pero no me transformo en princesa, prueba inequívoca de que tu discurso es tan falso como un anuncio de El Corte Inglés.


Blog Regreso a Babilonia



Repites  te amo mientras tomamos el aperitivo en la barra de un bar. Pero tus palabras me resbalan,  se van escurriendo hasta caer al suelo junto a un montón de cáscaras de gamba, huesos de aceituna y servilletas de papel arrugado, prueba inequívoca de que son  palabras - desperdicio.

Pronuncias “te amo” y las sílabas se pierden entre el ruido de las conversaciones. Yo, muy didáctica, te hago notar que “te amo”  no se pronuncia con la boca, sino con la mirada, con las manos, con los poros de la piel y a veces con el silencio. A ti el comentario te cae mal, me respondes que soy un rollo de tía y rompemos allí mismo.  Muy digna, me doy la vuelta, pero antes de marchar dedico una mirada a esas dos palabras huecas que cayeron al suelo, prueba inequívoca de que algo mío se queda con ellas.


“Te amo - cigarros de importación”, proclama el cartel de una tienda de chinos. Sin dudarlo, le pido al vendedor una caja de ese tabaco, prueba inequívoca de que todavía no te he olvidado. 


************************************

19 de febrero de 2014

Cosas que aprendí esperándote

Relato breve

Por Urbana Luna


La taberna es el escenario donde representamos una historia de amor. La función se titula “La espera”. Yo soy la primera actriz. Tú sales al final, pero eres el verdadero protagonista. La acción se desarrolla en tres actos:


Blog Regreso a Babilonia


Acto I - Planteamiento

Dulzor, felicidad presentida, una fila de hormigas recorriéndome desde el ombligo hasta la boca. El camarero (un secundario) me sirve café y hace mutis. Yo dispongo los objetos que me acompañarán: el móvil que no sonará, el libro que no leeré, la tacita de café que se irá enfriando a fuerza de esperarte conmigo.


Acto II -   Nudo

Rabia por tenerte fuera de control. Envidia de no ser tú. Bebo el café frío mientras el borrachín de la copa de anís (otro secundario) me mira y cabecea. El reloj que cuelga de la pared me avisa de que hoy llegarás más tarde que nunca.
Confusión, duda. Fantaseo mil excusas que justifican tu tardanza. Un atasco descomunal tiene la culpa. La lluvia inoportuna te impide llegar a tiempo. Creo que lo sé todo sobre la espera.
Y alucino tu presencia. Te llevaré a las antípodas, me dirás. Entonces guardaré los reproches y abandonaremos juntos el bar, riendo como ríen los amantes, para continuar la historia en otro escenario.  Pero esto ocurrirá en el tercer acto.


Acto III - Desenlace

Aburrimiento. Los finales conocidos restan interés a la obra. Hay que dar un giro inesperado. Decido improvisar, aún a riesgo de equivocarme, porque no he ensayado el papel. Tomo aire, miro al público y, acompañando mi voz con ampuloso gesto de rapsoda,  conjugo el verbo esperar en voz pasiva. Es una declamación y una declaración. Triunfo, descubrimiento del poder como pasatiempo.  

Pago la cuenta y abandono la escena minutos antes de que llegues tú. 

[. ..Cae el telón. Aplausos]

9 de febrero de 2014

Una imagen y 30 palabras

Fotografía: Norberto Benavides
Texto:          Urbana Luna


Este trabajo formó parte de la exposición Imagen & Hiperbreve  organizada por Ana Cuaresma en CafeArt Bahía durante el otoño de 2011


Blog Regreso a Babilonia


El ausente


Saciada su hambre, apagada su sed, cayó al suelo fulminado por
una apoplejía. Me sabe mal que no haya podido tomar el postre,
hoy teníamos tocino de cielo.


**************************************



Norberto Benavides,  fotógrafo afincado en La Rioja, ha participado en varias exposiciones colectivas  como Mapa de una calle Mayor  y 
 Island, confín del mundo, cuyo montaje audiovisual puede verse 



*******************************************************************