30 de abril de 2014

Les digo que serán felices

Relato de Urbana Luna


         -Me llamo Estela y soy tu mejor sueño-  les digo al entrar. La visita de una mujer guapa a media noche les recuerda que han sido jóvenes. Los enfermos me miran como si fuera un artículo de lujo, embelesados ante mi rostro altivo y mi piel fresca de adolescente.
  1.  
    Blog Regreso a Babilonia

        

           Puedo ser rubia o morena, eso depende de ellos, pero mi voz es siempre grave, voz de oráculo que nunca se equivoca.

         - Silencio, he venido sólo para ti- les digo, y a continuación les explico quién soy y lo que espero de ellos. No deberían sorprenderse porque antes me han llamado o me han temido, pero mi presencia suele provocar reacciones extremas: los que son religiosos blasfeman. Los ateos maldicen su condición humana. Yo procuro mantener el control mirando  a sus ojos intensamente, pero sólo los débiles ceden la voluntad al primer intento. Casi siempre he de recurrir a los fármacos. Llevo tantos años recorriendo hospitales que he aprendido a inyectar calmantes por vía intravenosa con la destreza de una enfermera.

         Algunos cuerpos jóvenes reaccionan a la medicación mostrando una súbita mejoría, y conscientes de su destino, piden tener sexo por última vez. Yo les concedo el deseo, les doy todo el placer que pueden soportar y si luego reclaman un poco de ternura, les acerco mi pecho que sabe a miel y a infancia.


         Mis labios, que no están hechos para el beso,  pueden besar, y mi boca, que no acostumbra a dar buenas noticias, sabe halagar con promesas de amor.  Aunque no quiero a nadie, poseo la paciencia de una madre. Sé cantar una nana, dar unos azotes, inventar historias que acaban bien. Les digo, por ejemplo,  que están a punto de caer  en un profundo sueño y al despertar serán felices y comerán perdices. Ellos, exhaustos, miran mis pupilas que son dos piezas de obsidiana tan negras como mundos desconocidos. Hipnotizados al fin, creen todas mis mentiras. Ya no recuerdan quién soy. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario