10 de abril de 2014

Un dulce olor a chartreuse

(De los cuadernos de Scott Fitzgerald)



Estamos en los felices años 20. Temporada alta en la Riviera francesa. ¿Se imagina el ambiente? Scott Fitzgerald  nos ofrece este apunte. Es escritura, pero huele a licor, café y cigarrillos:


“Cannes en plena temporada -se estaba llenado el café, la luz resplandecía contra la blanca corteza y las verdes hojas de los álamos, en alegres puntos luminosos-, vio que estaba vivo gracias a los vestidos que acababan de llegar de París y despedían un dulce olor penetrante a flores y a chartreuse y café recién hecho y cigarrillos, y mezclado con éstos otro olor, el misterioso y emocionante olor del amor. Manos que tocaban, manos enjoyadas sobre las mesas blancas, los vivos vestidos y las pecheras oscilaban juntos y se alzaban cerillas, un tanto temblorosas, para encender lentamente los cigarrillos.”
(Texto extraído de El Crack- Up, - Cuadernos/ ambientes - obra póstuma de S. Fitzgerald,  publicada por su amigo Edmund Wilson en 1945-  Traducción de Mariano Antolín Rato para la editorial Capitan Swing. )







 English:
“Cannes in the season –he was filling the café, the light which blazed against the white poplar bark and green leaves, with sprightlier motes of his own creation- he saw it vivid with dresses just down from Paris and giving off a sweet pungent odor of flowers and chartreuse and fresh black coffee and cigarettes, and mingled with these another scent, the mysterious  thrilling scent of love. Hands touched jewelled hands over the withe tables; the vivid gowns and the shirt fronts swayed together and  matches were held , trembling a little, for slow-lighting cigarettes”.



*     *     *

No hay comentarios:

Publicar un comentario