29 de septiembre de 2014

Sombras, material de deshecho

Por Urbana Luna

         Hay sombras que vagan desorientadas por las playas vacías. Son deseos que nunca llegaron a cumplirse. Sueños olvidados. Mis deseos, los tuyos, los sueños de toda la gente que no conocemos. Esas sombras están hechas de fracaso y de olvido por eso carecen de iniciativa, se mueven a impulsos de viento en cualquier dirección, como papeles, como granos de arena. Se diría que evitan la presencia humana. Se diría que albergan resentimiento, que se parecen a nosotros.



Regreso a Babilonia, el blog de Urbana Luna




         Su existencia, vacía de acontecimientos, se anima al atardecer, cuando el sol alarga sus figuras hasta convertirlas en gigantes. Disfrutan así  de unos momentos de gloria, se creen poderosas, se admiran en el espejo de la arena. Pero enseguida aflora la melancolía y recuerdan que aquel que las soñó ya las ha olvidado. 

       Se tiñen primero de reflejos azules, ahora pertenecen al mar, luego se vuelven transparentes,  perdiendo así todo el misterio que les otorgaba la opacidad. Se dan cuenta de que pronto dejarán de ser sombra y  se retuercen como llamaradas de fuego oscuro,  obstinadas,  hasta que sube la marea.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je. La realidad es hiper- mega apabullante

      Eliminar