13 de diciembre de 2015

Hay ciudades que parecen laberintos

Por Urbana Luna  

Viven ocultas en las esquinas y entre la piedra de las fachadas más antiguas. Allí donde las líneas paralelas se cruzan con las perpendiculares nacen las imágenes abstractas, las que no evocan nada, las que van tomando la ciudad sin que nadie lo evite. Formas ambiguas que tan pronto son detectadas por la mirada humana corren a esconderse entre la mica, el cuarzo y el feldespato.


Plaza de Marques de Vadillo


Pasado un tiempo esas figuras reaparecen con los contornos aún más difusos, etéreas como los espejismos del desierto, pero desprovistas de toda belleza o poesía. Lentamente irán cayendo sobre la acera como globos desinflados, se arrastrarán junto a los pies de de los viandantes hasta llegar a la calzada y confundirse con el humo de los coches. No se parecen a ninguna otra imagen, escapan a cualquier análisis, solo nos dejan la extraña sensación de lo conocido y no sabido. Llegados a este punto solo nos queda reanudar la marcha, mezclarnos con la gente, como si también nosotros fuéramos espejismos. 


*   *   *   *   *   *   *