URBANA EN BABILONIA


           Una y otra vez intentamos volver a nuestras babilonias particulares y cuando estamos a punto de atrapar el espacio-tiempo que se nos fue, comprobamos que ya nada es igual, ni siquiera nosotros somos los mismos. Sólo las ficciones nos alivian.



        

         Este blog toma su nombre de uno de los mejores cuentos  de F. Scott Fitzgerald: Regreso a Babilonia (Babylon revisited). Charlie Wales, el protagonista de la historia, es un ex alcohólico rehabilitado que regresa a París dispuesto a ajustar cuentas con su pasado. Desea construirse un futuro nuevo. Desea ser feliz.  Charlie como todos los héroes de Fitzgerald, es un ser frágil, contradictorio, un poco neurótico. Tiene además ese lado oscuro que le hace tan parecido a cualquiera de nosotros. Quizá por eso nos ponemos de su parte desde el principio y nos da tanta pena dejarle solo en el bar del Ritz  frente a su vaso vacío de whisky.

         ¿Cómo acabará la historia?, nos preguntamos después de leer el final. Quizá las cosas le salieron bien a Charlie, esta es una ficción abierta, tan abierta como la vida. Babilonia somos todos.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario